Comunicación láser

El 29 de Octubre de 1969, fué un día muy especial para las telecomunicaciones, a eso de las 22:30 horas, el profesor Leonard Kleinrock y su alumno Charley Kline, enviaron desde la universidad de California un breve mensaje al informático Bill Duvall, quien lo recepcionó desde el Stanford Research Institute. En la primera intentona llegaron dos letras de cinco: "l" y "o" (de "login"). Una hora después ya tendrían el mensaje completo. Aquel día nació lo más parecido a nuestro Internet actual.


Mucho ha cambiado desde entonces, pero seguimos con un sistema similar, centralizado y demasiado visible, si bien el Internet al que accedemos es una pequeña porción de todos los protocolos y redes de comunicación existentes. Nuestra red se está quedando obsoleta.




¡HELLO WORLD! han sido las palabras enviadas mediante láser entre los observatorios astronómicos de Tenerife y la Palma, a 143 kilómetros de distancia uno del otro, 48 años después del nacimiento de Internet. Varios equipos de Austria y Canadá llevan años trabajando en una tecnología holográfica que permita enviar grandes cantidades de información a través de la luz.

La transmisión tardó 271 segundos, comparable con las señales de humo. La comunicación cuántica de la tecnología láser se postula como una posible alternativa.

Esta prueba demuestra que las comunicaciones ópticas en espacio abierto son posibles y ofrecen un rendimiento positivo, lo que nos permitiría comunicarnos desde la tierra con un satélite en órbita sin sufrir turbulencias.


La comunicación óptica de espacio libre (FSO) ofrece ventajas como una instalación sencilla, recurriendo a la fibra óptica tradicional, sólo que conectando sensores de alta sensibilidad y una lente de recepción adecuada. La FSO ofrece total inmunidad a las interferencias electromagnéticas, un protocolo transparente y una gran resistencia a la distorsión.


Gracias a las nuevas técnicas de lectura mediante láser se ha logrado detectar el índice de deformación del espacio, es decir las ondas que viajan por el espacio-tiempo. Las comunicaciones basadas en la luz han marcado un nuevo techo. 300 megabits por segundo mediante la transmisión analógica por cable de cobre.


La metodología es fácil de entender, en vez de usar cables, se usan láseres, y dentro las imágenes contenidas (hologramas) que después se traducirán en información.


Pronto veremos todos estos avances en nuestra vida diaria. Esperamos que os haya gustado y no olvidéis compartirlo con vuestros contactos.

5 vistas
logo app store.jpg
logo google play.jpg
descarga25.png

© 2019  Recam Laser Levante, S.L.